(Inserte aquí su título, que a mí no se me ocurre)

Por si alguien no se había enterado, el martes hubo elecciones presidenciales en EEUU (Caras de sorpresa, por favor)

Dando otra primicia, diré que ganó Obama.

 sorpresa

                                  Niño, no digas tacos

Pero no vengo a hablar de eso. Yo he venido aquí a hablar de mi libro. Voy a hablar de algo mucho más impactante:

En uno de los chopocientos especiales elecciones americanas de las teles (no recuerdo cuál: era muy tarde, y estaba luchando contra las garras de Morfeo en el sofá. Ganó Morfeo, como siempre. Ese puñetero dios me tiene totalmente dominada) aparecían analistas políticos o políticos a secas dando su opinión sobre los candidatos y tal y cual.

Y uno de ellos era el presidente del PP Europeo, Antonio López Istúriz. (Que, así como dato, en nombre de su partido apoyaba a McCain)

No encuentro foto que ilustre exactamente lo que vi, os tendréis que conformar con esto y con la descripción que os dé.

lopez-isturiz

isturiz_copy_1

El señor este que milita claramente en el partido equivocado tenía el pelo más extraño que haya visto jamás en mi vida: hasta la mitad de la cabeza, era de un color (rubio oscuro Just for Men, para entendernos) y de una textura (por lo que se veía, evidentemente no se lo pude tocar. ¡Pero daban ganas eh!) De ahí para abajo, el pelo era totalmente diferente. Lo cual me hizo pensar que…

Lleva peluquín. Y cuanto más lo pensaba, más me parecía que sí, y más gracia me hacía:

 – Me hace gracia la palabra en sí. Peluquín. Y la cosa mejora si nos vamos por sinónimos: ¡bisoñé! 😄 (Me consta que no soy la única rara a la que le hacen gracia determinadas palabras, no me juzguéis)

– Me hace gracia que la gente lleve eso. Es ridículo y anacrónico, y no puedo evitar acordarme de Bernabé, el padrino de Manolito Gafotas, que tenía dos (de distintos colores: uno para diario, y otro para ocasiones especiales)

Así que aquí van unos consejillos para los calvos en general, y para López Istúriz en particular como muso inspirador de este post:

1. Orgullo Calvo: acepta tu calvicie y muéstrala al mundo, que no pasa nada. Rápate del todo, o llévalo cortito: el grado de molonismo de una persona no depende de la cantidad de pelo que tenga. Veamos algunos ejemplos:

               Alguien sin pelo

bruce-willis

       Dos individuos sobrados de pelazo

untitled

aznar1

La verdad es que tendrías que tener muy mala suerte para que te favorezca tan poco como al pobre chico que sale en el telediario de telecinco y que no sé cómo se llama (no es Lobato). Estoy segura de que lo visualizáis.

2. Ejemplos de lo que NO hay que hacer:

anasagasti1

Iñaki: 1 – no cuela. 2 – reza porque no se levante una ráfaga de viento

donald-trump-picture-1

Donald Trump o cómo el dinero no puede comprar el buen gusto. Se te ve el cartón: córtate el pelo, por dios.

3 – Si, pese a todo, estás muy acomplejado y decides cometer el error de llevar peluquín (peluquín…XD)… no lo hagas, en serio. Te voy a disuadir del todo: tú decides si quieres que parezca que hay un pequeño mamífero muerto encima  de tu cabeza. Ilustremos esto:

dioni1

Dioni, el furgón estaba oscuro porque eso que llevas en la cabeza resucitó y te tapaba los ojos.

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

10 Respuestas a “(Inserte aquí su título, que a mí no se me ocurre)

  1. Y que me dices de la expresión: Ni hablar del peluquín!

    Es genial, a mi me hace muchísima gracia, procuro utilizarla porque es buenísima, pero la gente no me comprende… 😦

  2. Robert, la próxima vez que vaya a Barcelona me intentaré llevar a mi hermano, que de vez en cuando suelta esa frase:
    – Baja a comprar el pan.
    – ¡Ni hablar del peluquín!
    Y hace bien en usarla, porque genéticamente es posible que sea un futuro calvo.
    Que aquí es donde quería yo llegar: Marta, no te paso una foto en perspectiva calvuna de mi señor progenitor para que la pongas porque sería una falta de respeto.
    Mi señor padre es un hombre alto, o al menos a mí me lo parece. Tiene dos o tres pelos en la superficie cabecil como tal, pero alrededor (incluído el flequillo) sí tiene una cantidad de pelo normal… es decir, desde mi modesta posición, no parece calvo… pero se sienta en el sofá y al pasar por su lado, mi madre le dice: “hijo, no puedes tener piojos porque derraparían” (como el chiste, la pobre ¬¬)
    Un día le hice una foto a la calva con el móvil y se cabreó y se metió con mi masa corporal (no sé por qué xDDD). Picao!!!!

  3. MANU

    Gracias x ls consejos d belleza masculina q n un futuro pued q a todos ns toque snif,snif….ah y x ls ultimas noticias d la actualidad internacional!

  4. María (ruvia)

    Me alegra poder presumir de tener un padre con orgullo-de-calvo. ¡Cuan orgullosa me siento! xD

  5. Buff… será por mi melena xD pero me cuesta pensar en como tiene que ser tocarse la cabeza y tener la textura de un balón . Aun pensando en lo que puede acomplejar, sigo pensando que es ridículo xD .
    Y ya sabes, si el pelo decide mudarse y abandonarte… no te busques un putón verbenero y sintético, que da muy mala imagen.
    Además hoy está muy de moda raparse el pelo o llevarlo muy corto entre los hombres, y los hay muy atractivos. Digamos que el peluquín ese.. es de todo menos eso, atractivo .

    ¿De donde saldrán esos pelos ?En fin, ¡Que curiosidad!… jaja

    PD: Me gusta mucho tu blog^^ Buen trabajo!

  6. el joven viejuno

    diossssss! si es él!ese es el tipejo del pp europeo que vimos en casa y nos dejo impactados (el de los deportes de telecinco también impacta eh? y es más, creo que es culpable de que haya terror a quedarse como una bola de billar)…si ya sabía yo que Bruce Willis te molaba!te vas a tragar las chopocientas peliculas tipo jungla de cristal que tengo xD!

  7. Los abogados de mi despacho lo llevan a lo Anasagasti con varios kilos de gomina; así se aseguran que ni con viento ni con marea… ni con la bomba H, hija.

    Apoyo al calvo orgulloso. Hoy en día ser calvo mola más. ¡Calvos del mundo, uníos!

  8. Hallo Pécico

    No sé de que va este blog. Simplemente he tropezado con él y me ha hecho gracia. Os cuento: tengo 35 años, un padre calvo y un código genético muy “prometedor” empeñado en mostrar al mundo algo más que mi frente. Y lo cierto es que no lo llevo muy bien pero con posts como este -aunque de nada me sirve el socorrido ejemplo del guaperas de Bruce Willis- estoy decidido a tomármelo algo mejor. En esta vida, hay que cuidarse para mantener un aspecto saludable pero a veces darle al tema demasiada importancia es un error que no ayuda en nada. Y os aseguro que la cosa no acaba en el ridículo “peluquín”: hay toda una “industria” ahí fuera dispuesta a sacar partido de nuestros -los de los calvos, me refiero- malditos complejos.

  9. Larga vida a los calvos. Orgullo sin prejuicio.

  10. Me muero, por favor, qué bueno!!!!

    un besote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s