Buenas tardes, chavalada.

Mientras los más afortunados estaréis disfrutando de las vacaciones de Semana Santa en algún sitio chachipeich, o en vuestro lugar de residencia habitual entregados al antiquísimo arte de rascarse la barriga, quedar con los amiguetes, hacer excursioncicas, tomarse unos algos etc etc, yo me hallo encerrada en casa convaleciente de cierta enfermedad que me tiene aferrada a una botella de litro y medio de agua con limón y bicarbonato para no morir deshidratada ¬¬ Qué bonito es hacer públicas estas cosas y perder asín de repente todo el aura de glamour cultivado a lo largo de los años ¿eh?

Y como tengo tal aburrición encima que es que no sé ni qué hacer, he dicho venga, ya no hay excusa para no actualizar el blog. Actualizo. ¿Pero y qué cuento? Porque como mi vida es una sucesión de aventuras trepidantes que si la conociera George Lucas me hacía una saga…

Sólo se me vienen a la mente dos sucesos destacables. El primero es altamente inquietante y me tuvo un par de días un poco acojonada, aunque contado parece ser que no impacta tanto, porque la gente que se entera no me mira con la mezcla respeto/temor que yo creo que correspondería.

1 – Estaba tranquilamente un día sentada delante de los apuntes cuando, cómo no, llego un mosquito a dar el coñazo revoloteándome alrededor del flexo. Que sí, con un flexo encendido sé que voy provocando, pero es que de verdad, ¡no puede haber un ser más cansino en la creación!(¿Para qué sirve un mosquito? Estoy segura de que si exterminásemos su especie, la naturaleza casi ni se enteraría. Y a cambio el hombre ganaría mucho en calidad de vida, frenando el contagio de la malaria y durmiendo de un tirón las noches de verano) El caso es que, si otras veces me vuelvo loca y emprendo una misión desesperada Acabemos con el Bicho con cualquier papel a mi alcance, esta vez me daba pereza y no hice nada. Solamente cuando se apoyó encima de los apuntes, me dio por soplarle. Y he aquí que el mosquito se queda inmóvil y espatarrado. Deduje que estaba muerto, y como no sé dónde se le toman las constantes vitales a un insecto para verificar el fallecimiento, di por buena la deducción.

Lo primero que pensé fue: ¿he comido hoy algo con ajo o cebolla o mucho picante? La respuesta era negativa, por lo que deseché eso como causa de la muerte.

Tampoco me parecía probable que, justo en ese momento, el mosquito se hubiera muerto de viejo, o que fuese un bicho deportista de élite y aquello fuese un caso más de muerte súbita. Teoricé sobre si era posible que hubiese leído el Estatuto del Empleado Público sobre el cual se había apoyado y hubiera fallecido de puro aburrimiento, y cuando ya estaba con la lagrimilla asomando, visualizándome a mí misma amaneciendo un día inmóvil y espatarrada como el bicho encima de los apuntes, me di cuenta de que, hasta donde sé, los insectos no saben leer.

Así que, descartando hipótesis, sólo me quedaba esta: maté al mosquito con mi súper fuerza. Soplé, el animalejo se vio envuelto en una corriente de aire que para su tamaño debía de ser equivalente a un huracán de fuerza 5 y no resistió el impacto.

Y entonces me sentí así:

Y pensé que lo siguiente que iba a hacer era bajar a la calle a levantar coches con las manos, que no sé bien por qué, es una cosa que otra gente que tiene súper fuerza hace mucho en las películas.

Se me ocurrió también que puede que este nuevo poder fuese una primera manifestación de otras increíbles habilidades que iba a ir desarrollando poco a poco. ¡Sería una especie de Peter Petrelli! Pero claro, un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y había un montón de cosas importantes en las que tendría que pensar:

– ¿Mi traje llevaría capa o no? No le veo mucha utilidad, pero estéticamente, cuando te da el aire de frente, queda muy bonita.

– ¿Necesitaría camuflar mi identidad cuando no ejerciese de superheroína poniéndome unas gafas como Clark Kent? (que así fijo que no me reconoce nadie…) Es más, ¿de quién debería esconderme? ¿quién es el malo en esta historia? El único Malo, así con mayúsculas, que se me ocurre, es el Decano de mi facultad, que no tiene corazón y no me quiere dar el título sin más y me hace pasar por crueles exámenes, pero de ahí a que intente matarme…

– ¿Utilizaría mis dones para ayudar a la humanidad o exclusivamente en mi propio beneficio? La verdad es que lo primero tiene pinta de ser cansadísimo…

– ¿Habrá más gente como yo desperdigada por el mundo? ¿deberíamos unirnos en plan X-men?

La idea de convertirme en superheroína me hacía un montón de ilusión, pero de esto hace ya un par de semanas y no noto nuevos superpoderes. Así que nada.

El otro suceso destacable de este último mes lo dejo para otro día, que no está la inspiración como para ir desperdiciando ideas a lo loco, y a lo tonto ya me ha quedado una entrada de extensión más que decente.

CONTINUARÁ

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

7 Respuestas a “

  1. Robert

    Más que X-Men te veo con un grupo de superhéroes tipo Mistery Men 😛

  2. maria (ruvia)

    ¿No has visto “los increibles”? No debes ponerle capa a tu traje, por más que sea molón. Y sino mira:

    (Desde el minuto 2.00)

  3. perdidaenoz

    Robert, te requeteodio por haberme descubierto esa peli, mira que es MALA! Por cierto…te me das un aire a Hulk XD Ya va a ser tradición esto de sacarte parecidos con personajes verdes…
    Ruvi no me acordaba de lo de los increíbles! Sin capa, sin capa.

  4. Ya que has apelado a mi siesez (ejeeem) aquí vengo xDDD

    Y en realidad yo tengo una pregunta, ¿qué hiciste con el cuerpo? ¿Fue el juez a levantar el cadáver? ¿No sería mejor esperar al resultado de la autopsia? ¿No te sientes mal por haber matado a una criatura de la Creación?

    Y muuucho más importante, ¿has pensado tu nombre de heroína? ¿SuperPava?

  5. Frozen

    Yo destacaría el que hayas escrito de nuevo como una manifestación de superpoderes, además evidente. Si le sumamos la de deberes que hiciste anoche, creo que te veo preparada para luchar contra el crimen.

    Oye, ¿el mosquito tuvo un funeral digno?

  6. Ya sabía yo que estudiar el EBEP daba poderes! Temblad, mosquitos, temblad! Juajuajua! (<- Esa es risa maligna de archienemigo)
    Muy bueno lo de "no capes", no había visto esa parte de la peli.

  7. Bea

    Sigo manteniendo la teoría de q el mosquito era más listo q nadie y se hizo el muerto. Una nueva generación de mosquitos inteligentes acecha la humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s